¡Cómo pasa el tiempo!

José Luis Valero /  Primer presidente del CELS — Hace 25 años nació el CELS. Aquellos Serranos y Serranas que constituimos con ilusión la asociación hoy somos un poco menos jóvenes. Cómo pasa el tiempo, estamos  desperdigados y desmovilizados, cada uno a lo suyo, salvo  esos pocos valientes que aún mantienen la llama para que en algún momento vuelva el ímpetu con más gente.

Nos inventamos el CELS para contribuir a que esta tierra “dura y hermosa”  fuera un lugar digno para vivir, un lugar donde nuestros pueblos no fueran pasto de la despoblación, un lugar donde nuestro patrimonio cultural y natural fuera valorado y respetado, un lugar que fuera tenido en cuenta por nuestros gobernantes provinciales y autonómicos: el pulmón de Valencia como decíamos  en el 89 en aquellas manifestaciones de la lluvia, esa lluvia ahora tan añorada hoy tanto como los deseos que le acompañaban.

Sí,  porque desde mi punto de vista, a pesar tantos planes de desarrollo rural europeos,  a pesar de tantas reuniones , de tantas horas de desvelo, de tanta lucha y enfrentamientos,  uno tiene la sensación que estamos en el mismo sitio y con más agujeros.

Es cierto que muchos proyectos salieron adelante en los pueblos , sobre todo gracias a los programas LEADER y se protegió el Castillo del Poyo,  pero  seguimos perdiendo población, seguimos sin que haya una ordenación seria de nuestro territorio donde sea compatible la explotación de los recursos con el respeto al patrimonio, y esto no se consigue sin que desde allá bajo dejen de vernos como una tierra con pocos votos que perder.

Para acabar  lanzo un canto de esperanza por ese sentimiento de comarca que nació entonces y por todos los amigos que nos hemos conocido durante estos 25 años, amigos como Paco Díez a quien le envío un abrazo allí donde esté,  desde el Trabinar de Alpuente, recordando aquella tarde que pasamos allí juntos disfrutando de la magia de las trabinas centenarias.

Fuente en Chelva.